Cacao, el alimento de los dioses

11 | 04 | 2020
Cacao, el alimento de los dioses

Cacao y chocolate no son lo mismo, pero en cuanto escuchamos una u otra palabra, de inmediato recordamos el aroma, sabor y textura de nuestros chocolates favoritos… y se nos hace agua la boca. Es que es delicioso, y bueno para nuestra salud. ¡Así es! Porque en un mundo en que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte, queremos contarles que el cacao – y eventualmente el chocolate – nos ayuda no sólo a mejorar nuestra salud cardiovascular, sino que a mantener una buena salud en general. ¿Y lo mejor de todo? La sensación de bienestar que nos deja. Maravilloso, ¿verdad?

Planta del cacao, el cacaotero

El cacao, es la materia prima con la que se elabora el chocolate, y corresponde a las semillas de la planta del cacao (Theobroma cacao, “cacao, alimento de los dioses”), que se encuentran al interior de grandes vainas. El chocolate, entonces, y de acuerdo al RSA, es el producto homogéneo obtenido de un proceso de fabricación adecuado de materias de cacao que puede ser combinado con productos lácteos, azúcares y/ o edulcorantes, emulsificadores y/ o saborizantes, y que debe contener como mínimo un 20% de sólidos de cacao.

Origen del cacao, Ecuador y Sudamérica

La historia del cacao es muy antigua. Existe evidencia de su cultivo y consumo desde hace 5.500 años en Ecuador. Pero, no sólo aquí, ya que el “cacaotero” es originario de la región amazónica y habría sido llevado hasta Centroamérica, donde diversas culturas, como olmecas, aztecas y luego mayas, le dieron tal valor a sus semillas que las usaban tanto como monedas de intercambio como para la elaboración de una bebida amarga, de fuerte sabor y de gran valor energético, llamada “xocolatl” ("agua espumosa").

Hernán Cortés, fue quien la introdujo en Europa, pero no tuvo mucho éxito, por lo que monjes españoles le agregaron miel o azúcar, convirtiendo de esta manera al “chocolate” en una bebida muy popular. Años después, en Londres, crearon la barra de chocolate, de manera que fuera más fácil preparar la bebida, y sólo a mediados del siglo XIX los suizos decidieron mezclarlo con leche o leche evaporada y azúcar, para que fuera más cremoso (Peter, Nestlé y Lindt, todos suizos).

Actualmente, los mayores productores de cacao son Costa de Marfil y Ghana, en África, seguidos de Indonesia, en el Sudeste Asiático.


Como puedes ver, los humanos hemos consumido chocolate desde hace miles de años, pero porque a la mayoría nos gusta y llena de energía, y no por todos los beneficios que reporta para nuestra salud, ¿o no habías escuchado que el chocolate ayuda en la prevención de diversas enfermedades?

Protección cardiovascular del cacao

En los últimos años se ha demostrado que el consumo de cacao tiene un efecto preventivo sobre muchas enfermedades, como las cardiovasculares y neurodegenerativas (Alzheimer y Parkinson), algunos tipos de cáncer y la diabetes tipo 2, todas ocasionadas por el estrés oxidativo. Es que el cacao es rico en flavonoides, un tipo de antioxidantes naturales, cuya función es prevenir la aparición y el desarrollo de diversas patologías asociadas a la acción de los radicales libres. ¿Cómo lo hacen? Pues, por ejemplo, al inhibir la oxidación de las LDL (o colesterol malo) y la agregación plaquetaria, y favorecer el aumento de las HDL (o colesterol bueno) y la vasodilatación, contribuyen a la disminución de la presión arterial y del riesgo de trombosis y aterosclerosis, mejorando así la salud cardiovascular.

Además, aumentan la sensibilidad a la insulina y ralentizan el deterioro cognitivo propio del envejecimiento (mejorando la memoria, por ejemplo).


Pero, el cacao no es sólo antioxidantes, también contiene teobromina y algo de cafeína, que pueden tener efectos estimulantes en el organismo, aunque menores que el ejercido por el café. Y no podemos dejar de mencionar a las sustancias responsables de la sensación de bienestar que genera el chocolate: anadamida, feniletamina, triptófano, carbolinas y metilxantinas, aumentarían el flujo sanguíneo a las áreas de percepción del placer en el cerebro.

Cacao y sus presentaciones: semilla, polvo, nibs, chocolate

Ahora bien, ¿cómo podemos aprovechar todos los beneficios que nos ofrece el cacao? Leyendo las etiquetas de los diversos productos derivados de él, entre ellos nibs, cacao en polvo y el delicioso chocolate, considerando que el cacao debe procesarse a baja temperatura para preservar sus propiedades y que a mayor porcentaje de cacao en el chocolate (ojalá desde un 70%), mejor será su calidad, y no sólo por la mayor cantidad de cacao presente en esa barra, sino porque tendrá menos grasas, azúcares y otras sustancias añadidos, resultando mucho más saludable.

¿Sienten que ahora tienen permiso para comer más chocolate? Lo lamentamos, pero la recomendación no es esa. Una dieta equilibrada en que se complementen distintas fuentes de antioxidantes (frutas, verduras, té verde, vino tinto, aceite de oliva, etc.), prefiriendo alimentos menos procesados, con un menor contenido de azúcares y grasas añadidos, siempre será la forma ideal para mantenernos saludables. Y si gozamos de buena salud, ¿por qué no disfrutar de vez en cuando de unos 40 g de chocolate de buena calidad? Así no será un placer culpable, sino uno completamente saludable.

Chocolate, placer saludable

Artículos destacados