Diabetes mellitus tipo 1, un tipo de diabetes

09 | 07 | 2019
Diabetes mellitus tipo 1, un tipo de diabetes

De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Salud efectuada por el Ministerio de Salud (2016-2017), el 12,3% de la población mayor de 14 años sufre de Diabetes mellitus, enfermedad caracterizada por la elevación crónica de la concentración sanguínea de glucosa (hiperglicemia). Estos resultados dejan al descubierto el rápido aumento en la prevalencia de esta patología, ya que el número de afectados se ha casi triplicado en sólo 13 años.

Páncreas endocrino e insulina

Nuestro organismo funciona así: después de comer, las células-β del páncreas producen y secretan insulina – que es una hormona – en las cantidades que se necesitan y la insulina actúa sin problemas en las células de nuestro cuerpo, permitiendo que la glucosa deje los vasos sanguíneos y entre en ellas, para que lleven a cabo sus funciones específicas. Porque la glucosa es la fuente de energía de nuestro cuerpo. Este mecanismo mantiene la glicemia en niveles normales.


La Diabetes mellitus tipo 1 (DM1) o “insulino dependiente”, se genera cuando el páncreas no es capaz de producir insulina, por lo que la glucosa, al no poder ingresar a las células, queda circulando en el torrente sanguíneo y aumenta (hiperglicemia). Con esto, la función celular se ve seriamente comprometida.

Las causas de esta enfermedad han llevado a clasificarla en dos: la forma 1 A, con un origen autoinmune y es la que se presenta en el 90% de los casos, y la 1 B, con un origen diferente, pero igualmente con una grave deficiencia de insulina.

Finlandia y diabetes

Cuando decimos, entonces, que la DM1 tiene principalmente un origen autoinmune, nos referimos a que nuestro organismo produce anticuerpos contra nosotros mismos, en este caso en particular, lo hace de manera selectiva contra las células-β del páncreas, destruyéndolas.

Esta enfermedad puede iniciar a cualquier edad, pero se presenta mayoritariamente en niños y jóvenes; hace más de una década también se relacionaba a que hubiese ancestros europeos en la familia, pero con el correr de los años, además de afectar a niños cada vez más pequeños, éstos han resultado no tener ascendencia europea, lo que ha reforzado la teoría de la fuerte participación de otros factores como desencadenantes de la enfermedad.

Factores de riesgo:

La presencia de determinados genes aumenta la probabilidad de padecer o no la enfermedad, ya que algunos confieren protección mientras que otros aumentan la susceptibilidad a DM1. De allí que el riesgo de padecer DM1 aumenta – aunque muy poco – cuando un familiar de primer grado tiene la enfermedad. El sufrir otra enfermedad inmunomediada, como hipotiroidismo, tiroiditis de Hashimoto o enfermedad de Addison (hipoadrenocorticismo), también es un factor de riesgo.

Se han descrito a algunos virus, como enterovirus y rubeola, a la obesidad, la exposición precoz a la proteína de la leche de vaca (caseína) y la exposición antes de los 3 meses a cereales, como condiciones que podrían desencadenar la enfermedad en personas susceptibles genéticamente.

Sintomatología:

Polidipsia en niños con diabetes

Se presenta cuando el 80% de las células-β del páncreas han sido destruidas, e incluye aumento del volumen urinario (poliuria), lo que lleva a una sed intensa y permanente (polidipsia), además de apetito aumentado (polifagia) que no genera ganancia de peso sino todo lo contrario: hay pérdida de peso. Visión borrosa y fatiga o sensación de cansancio que puede ser extrema, falta de concentración e irritabilidad.

Diagnóstico:

Se basa en la evaluación de la sintomatología y la confirmación se obtiene a través de la medición de la glicemia: dos mediciones en ayuno iguales o superiores a 126 mg/ dL o prueba de tolerancia a la glucosa mayor a 200 mg/ dL después de dos horas, indican que efectivamente existe diabetes.

De existir dudas en el diagnóstico, pueden ser solicitadas otras mediciones, como la de algunos anticuerpos específicos y la del péptido C.

Tratamiento:

Es de por vida y el paciente debe ser riguroso en seguir las indicaciones de su equipo médico, ya que esto determinará la existencia o no de complicaciones a largo plazo graves e irreversibles en diferentes órganos, particularmente ojos, riñones, nervios, corazón y vasos sanguíneos.

Ejercicio en familia

Consiste en la administración subcutánea diaria de insulina; su dosis depende de varios factores, entre ellos la cantidad de hidratos de carbono consumidos en cada comida, los que serán determinados por el nutricionista de acuerdo a los requerimientos de cada persona (porque estos no deben ser suspendidos). Sumado a esto, son muy importantes la restricción de azúcares, realizar ejercicio planificado al menos 150 minutos a la semana y medir regularmente los niveles sanguíneos de glucosa, para determinar si corresponde ajustar la dosis de insulina. Es un tratamiento saludable y en el que normalmente se involucra toda la familia, por lo que todos disfrutarán de sus beneficios.

Institución de apoyo:

La Fundación Diabetes Juvenil de Chile, fue creada por las familias de pacientes con DM1 hace ya 30 años, cuando la información en Chile acerca de esta enfermedad era escasa. Su finalidad es ayudar a todas las personas con esta enfermedad y a sus familias, y divulgar permanentemente técnicas modernas para el control de la diabetes a través de diferentes medios, sin ningún costo asociado para los socios. Si quieres más información, te dejamos el enlace a su página web: https://diabeteschile.cl/

Referencias:

- Diabetes tipo 1. Revista Chilena de Endocrinología y Diabetes. 2010;3(1).

- García H, Bolte L. Etiopatogénesis y tratamiento de la Diabetes Mellitus tipo 1. Rev Chil endocrinol diabetes. 2009;2(4). 

- Encuesta nacional de salud 2016-2017, primeros resultados, MINSAL. 

- Fundación Diabetes Juvenil Chile, revista Diabetes Control.

- Guía Clínica AUGE, Diabetes Mellitus tipo 1. Serie Guías Clínicas MINSAL, 2013.

    Artículos destacados